La preparación conceptual del campeón para España 1982.

septiembre 17, 2021
La preparación conceptual del campeón.

César Luis Menotti

Cada campeonato del mundo es una incógnita. Una caja de sorpresas. Cada país trata de manejarse a través de un estudio de los adversarios. Personalmente, yo considero que lo fundamental para nosotros es perfeccionar las indibidualidades. Porque estoy convencido que el fútbol del futuro va a tener su gran evolución en el mejoramiento de los conceptos y los fundamentos para la acción de juego de las indibidualidades. Esto será terminante. De nada vale un hombre que lanzado en carrera haga nueve segundos tres decimos en cien metros si cuando llega demora cinco minutos para dominar la pelota. Entonces todo debe ser adecuado. Ya estamos equilibrados en preparación física. Hoy por ejemplo, Alemania no arrolla atléticamente a Suiza. Es decir que en el aspecto físico debe jugar de igual a igual.

¿Cómo lo desnivela? A través de mejores indibidualidades. Con mayores fundamentos técnicos y conceptos para la acción de juego. Esto no significa solamente que los jugadores tengan manejo sino también perfeccionar al máximo los remates. El futuro tiende a que si hoy son peligrosos los disparos desde dieciocho metros, mañana resultaran temibles los ejecutados desde veinticinco metros. Algo así ocurre con los misiles: hoy se aprieta un botón y un cohete que «busca» al avión enemigo y lo destruye. En 1914 había que esperar que el señor disparara un tiro y le pegara a la hélice.

Nosotros trabajamos en primer lugar en la elección de 22 jugadores que compondrán como hombres, profesionales y jugadores lo que entiendo como el ideal posible y deseable. Con ello considero formar un grupo competitivo. Porque un mundial no se juega con once. Nunca se sabe con cuántos realmente. Ojalá fueran necesarios quince por que a veces se necesitan dieciocho y hubo equipos que han utilizado hasta veintidós jugadores. Todo depende de la suerte que se tenga.

Estamos en el comienzo de un período de alrededor de cuatro meses en el que nuestro objetivo será conceptuar y fundamentar a nuestros jugadores tratando de incorporar dentro de la selección todas las posibilidades que conozco y extraigo del fútbol. Esto quiere decir que mi equipo deberá ser capaz de explotar situaciones en las que domine juego y territorio cómo de producir contraataques. Que ofensivamente sepa jugar atacando contra un rival que utilice el contraataque. Que pueda defender teniendo todas las variantes ofensivas posibles para efectuar un ataque masivo.Que sepa jugar la ley del off-side para ser usada solo cuando sea necesario y haga falta pero también saber jugar contra la ley de posición adelantada. Que tenga mayor cantidad de jugadas preparadas. Que cada jugador conozca a la perfección como se debe manejar en los distintos sectores de la cancha en los que eventualmente le toque actuar. Porque no es lo mismo estar jugando sobre el lateral izquierdo ofensivo que sobre el centro o el lateral derecho defensivo. Cada elemento debe conocer las diez divisiones que le corresponde si entendemos que son diez hombres de campo y la cancha se divide en diez espacios.

Eso es lo que intentara Argentina: tener un equipo que reparta los espacios y el esfuerzo equitativamente.

Trataré de buscar variantes de acuerdo con el nivel de las indibidualidades que alcancemos. En esto hay que ser bastante cuidadoso: no puedo hablar de ofensivas masivas si de pronto no tengo con quien o no están los hombres aptos para ello. Porque no quiero que ataquen los que no saben sino los que pueden. Por eso primero tengo que lograr que todos sepan atacar, que todos sepan defender dentro del equilibrio que se puede exigir. Indibidualmente no le puedo pedir a Maradona que defienda con la misma capacidad que Passarella ni a éste que ataque con tanto éxito como áquel. Pero sí debo exigirles a ambos la disposición total para realizar esfuerzos no específicos cuando las circunstancias lo indiquen.

Cuando logre todo eso empezaré a trabajar en los aspectos estratégicos específicos para la lucha contra los adversarios que nos ha impuesto el sorteo de las zonas del mundial.

La preparación conceptual del campeón.
César Luis Menotti
Te podría interesar